home Mª Jesús García Cachafeiro Nuestro Blog Algunos comentarios al RDL 18/2020
Friday, 22 May 2020 12:08

Algunos comentarios al RDL 18/2020

Written by  Mª Jesús García Cachafeiro


ALGUNOS COMENTARIOS AL RDL 18/2020.

Todos los medios han recogido la promulgación de este texto farragoso y de difícil digestión. Así que vayamos por partes y de la forma más sencilla posible.

La idea principal es la de desvincular de la duración del estado de alarma, la vigencia de las medidas excepcionales aprobadas en el ámbito laboral, prolongándolas o adaptándolas al escenario de recuperación de la actividad económica.

Muy brevemente:

En primer lugar, se extiende la duración de los ERTES por causa de fuerza mayor hasta el 30 de junio (art. 1.1, RDL 18/2020). Cabe prórroga después  por acuerdo del Consejo de Ministros ligada a las restricciones sanitarias: podría ser  sector  turístico, viajes internacionales, por ejemplo .

A partir del 30 de junio, habrá que diferenciar los ERTES de fuerza mayor parcial para aquellos que puedan recuperar en parte de la actividad, de los ERTES de fuerza mayor total, aquellos sectores en los que es imposible reanudar su negocio. En el primer caso, la empresa deberá proceder a la reincorporación de la plantilla necesaria para mantener el nivel de actividad que pueda,  primando la reducción de jornada (art. 1.2, ibíd.). Esto ya se venía haciendo.

En segundo lugar, siguen vigentes las especialidades en la tramitación del procedimiento en los ERTES por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción  reguladas  en el artículo 23 del R. D L 8/2020.   Y si la Empresa necesita tramitar uno de ellos de forma CONSECUTIVA a la finalización del primero, sus efectos se retrotraerán a la fecha de finalización del anterior (art. 2.3, ibíd.).  Sería deseable que se facilitase la conversión de unos en otros, presumiendo justificada la causa y eximiendo a la dirección de la empresa de acompañar más documentación justificativa.

En tercer lugar, se reconocerá la prestación a los trabajadores afectados aunque no reúnan el período mínimo de carencia, así como su reposición (art. 3, ibíd.) y se mantiene la consideración del tiempo del ERTE como cotizado, a todos los efectos (art. 4, ibíd.)

Por último hay que detenerse en la novedad de los porcentajes de exoneración. La norma fija un porcentaje mayor en el caso de los trabajadores que se reincorporan, aunque sea con jornada reducida, frente a los que mantienen su contrato suspendido, para favorecer en lo posible el retorno a la actividad de los trabajadores.

Esquemáticamente:  

Erte por causa de fuerza mayor total: Empresa que no puede desplegar actividad. 100%  de las cotizaciones de mayo y junio si menos de 50 trabajadores, o  75% si más de 50 empleados.

ERTE por causa de fuerza mayor parcial: Como hay actividad parcial, se produce la reincorporación. El principio es pro actividad, así que es más barato para la empresa que el trabajador esté de alta.

Y así en las empresas de menos de 50 trabajadores los reincorporados están bonificados en  un 85% en mayo y un 70% en junio y los que continúan en el ERTE,  un 60% en mayo y un 45% en junio.

    En las empresas de más de  50 trabajadores, por los reincorporados la exoneración en las cotizaciones asciende a un  60% en mayo y un 45% en junio, y para los que siguen en el ERTE, un porcentaje  siempre menor:  45% en mayo y 30% en junio

 

La aplicación de estos beneficios se condiciona:  se establece la prohibición de acogerse a la extensión de los ERTES por causa de fuerza mayor a las empresas que tengan su sede fiscal en países o territorios considerados como paraísos fiscales (art. 5.1, ibíd.). Las empresas de más de 50 trabajadores no podrán repartir dividendos en el ejercicio fiscal en que se acojan a esta extensión de estos ERTES, salvo que devuelvan antes el importe de las exoneraciones disfrutadas (art. 5.2, ibíd.)  y, por último la empresa debe comprometerse a mantener el empleo  de esos trabajadores durante los seis meses siguientes a la reanudación de la actividad (DF1ª, ibíd., por la que se modifica la DA6ª del RDL 8/2020). En caso de despido o extinción del contrato de trabajo de estos trabajadores, el compromiso se entenderá incumplido y la empresa vendrá obligada a devolver el importe de todas las exoneraciones que hubiera aplicado durante la vigencia de estos ERTES.

Esto es todo por hoy.

Buenos tardes y buena suerte!.

 

María Jesús García Cachafeiro.

 

 



Last modified on Friday, 22 May 2020 12:17

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated.
Basic HTML code is allowed.


Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de uso del visitante y para realzar tareas de análisis. Al aceptar entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies

Acepto cookies de este sitio.